¿Qué es un punto gatillo miofascial (PGM)?

Un punto gatillo miofascial es un punto altamente irritable de dolor en un nódulo dentro de una banda tensa palpable de músculo esquelético. Es doloroso a la presión y cuando es estimulado puede provocar dolor referido (siempre siguiendo un mismo patrón para el mismo punto gatillo) y restricción del movimiento, así como sudoración y otros fenómenos autonómicos.

¿En qué consiste el tratamiento de los PGM mediante técnicas invasivas (punción seca)?

 

Consiste en la introducción de una aguja de acupuntura en el punto gatillo realizando varios abordajes sobre este sin llegar a extraer la aguja en la mayoría de los casos.

Normalmente se establece una pauta de una sesión semanal hasta un máximo de 6 sesiones. Si tras la tercera sesión no se observa mejoría, se suspendería el tratamiento y se establecerían como alternativas al mismo pautas de fisioterapia de tipo conservador (descritas más adelante).

Esta técnica debe ser realizada por fisioterapeutas formados específicamente para aplicarla con total garantía y deben disponer de la titulación que lo acredite.

Objetivo de la técnica de Punción Seca:

Fundamentalmente se persigue disminuir el dolor provocado por la existencia de PGM y otros problemas derivados de los mismos, como la limitación del movimiento y la presencia de fenómenos autonómicos.

¿Qué alternativas hay al tratamiento mediante Punción Seca?

Existen técnicas de fisioterapia no invasivas tales como estiramientos, masajes, presión… dirigidas al tratamiento de los PGM, que pueden elegirse en lugar de la técnica invasiva que aquí se describe.

 

No Comments

Post A Comment