Vivir la tradición y la pasión con salud.

La tradición de la Semana Santa y por tanto costaleros, nazarenos, mantillas y promesas se mantiene desde hace años.

La Semana Santa se celebra en muchos rincones de España y quizás  los costaleros sean los que más sufren muscularmente en este tiempo ya que se encargan de llevar sobre sí las imágenes  en los pasos de las procesiones.

“Cargan el peso sobre su cuello, concretamente sobre su séptima vértebra cervical (C7) y protegen esa zona con una tela llamada costal y una almohadilla que se denomina morcilla”.

Estos portadores aguantan gran cantidad de peso y lo cargan sobre unas estructuras denominadas trabajaderas: palos o barras que cruzan transversalmente y se colocan según la altura del grupo de costaleros.

costaleros_560x280

 

Pero el amor y la devoción que los costaleros demuestran llevando  las imágenes de Semana Santa no es suficiente para evitar las lesiones durante esta actividad.

Llegando incluso a tener que dejar tal devoción por problemas musculares. Y eso para muchos de ellos es una “gran desgracia”.

Por este motivo, María Roca,  fisioterapeuta de Fisiomare Clinic recalca la importancia de adoptar una serie de medidas de salud  para que de este modo sea posible prevenir la aparición de un dolor agudo o una lesión, evitando una postura incorrecta, movimientos bruscos, una preparación física inapropiada o unas medidas de actuación insuficientes.

 

Recomendaciones fisioterapéuticas para los costaleros

Medidas de prevención generales

  • Cuidar la alimentación siempre y sobre todo cuando se acerca el momento de la actividad. Esto significa seguir una dieta mediterránea variada a base de verdura y fruta a diario, 3 o 4 raciones de carne y pescado a la semana, cereales -mejor integrales-, y huevos. Además, es mejor no ingerir rebozados, fritos, azúcares refinados y limitar el consumo de alcohol (se sentirán mejor y sus músculos y articulaciones lo agradecerán
  • Disminuir o controlar los niveles de estrés, de esta manera se disminuye el riesgo de dolencias o lesiones.
  • Practicar alguna actividad física con constancia, una hora al día, mínimo tres días a la semana, haciendo ejercicios de estiramiento al finalizar dicha actividad.
  • Revisión médica y fisioterapéutica personalizada para asegurarse una salud óptima de cara a la actividad intensa que van a realizar.
  • Apender bien las posturas que van a tener que realizar en los días señalados (sobre todo si es la primera vez) y, con ayuda del fisioterapeuta, aprender cuál es la alineación ideal de las articulaciones para disminuir los riesgos de lesión al portar las imágenes en los pasos de la procesión.

Medidas de prevención específicas

  • Calzado adecuado,en particular para los días de procesión. Lo ideal sería un calzado deportivo con una suela de unos 2/3 centímetros a nivel del talón para absorber mejor los impactos (si tiene cámara de aire, mejor). Atar correctamente los cordones y pasarlos por todos los agujeros, para evitar torceduras de tobillo.
  • Ropa adecuada:holgada, cómoda, sin costuras (para así evita rozaduras).
  • Actividad física específica para el esfuerzo intenso que van a realizar durante la porcesión, sobre todo si los costaleros no se dedican a una actividad profesional que requiera un esfuerzo físico importante. Por ejemplo, realizar sentadillas en el gimnasio con apoyo de la barra en la vértebra C7y con pesos parecidos a los que soportarán en el esfuerzo a realizar, teniendo especial cuidado con la alineación de las articulaciones. Se recomienda aprender a contraer el músculo transverso y musculatura abdominal en general (con ayuda de un fisioterapeuta) para proteger la región lumbar y prevenir lesiones. También pueden pedir una tabla de ejercicios al fisioterapeuta para fortalecer la musculatura de la espalda y hacer estiramientos al finalizar dichos ejercicios (esto ayudará a prevenir posibles lesiones).
  • Posturas correctas: Mantener la mirada lo más recta posible y al frente para disminuir la tensión muscular y articular en la región cervical. Hombros y brazos abajo, relajados y apoyar los antebrazos, si es posible, a la estructura metálica si está situado en un extremo o al brazo del compañero si está situado en el centro. Las rodillas han de estar ligeramente flexionadas en todo momento.
  • Aplicación de vendajes funcionales y/o neuromusculares en músculos o articulaciones que lo requieran, debido a sobrecargas, inestabilidad, molestias…
  • Utilizar una faja ortopédica o de tela en la región lumbar, evitando las arrugas, y llevarla puesta durante la realización de la actividad de esfuerzo intenso. Quitársela lentamente al finalizar el esfuerzo.
  • Situar bien la morcillaalmohadilla, exactamente encima de la vértebra C7 (apófisis espinosa).
  • Dormir 8 horas la noche anterior a la procesión.
  • Beber agua en pequeñas cantidades, antes, durante y después de la actividad, para evitar una posible deshidratación.
  • Realizar ejercicios de calentamiento (durante 10’/15’) antes del paso, enseñados previamente por un profesional.
  • Acudir a un centro de fisioterapia al acabar la Semana Santa para solucionar posibles lesiones, molestias, excesos de tensión muscular…

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.